Los Warriors recibieron anillos de campeones

Warriors

Antes de debutar con una victoria ante los Oklahoma City Thunder (108-100), los Golden State Warriors vivieron este martes la entrega de los anillos que les acreditan como campeones de la temporada 2017-2018, que fue la más especial de las vividas en los años precedentes por cuanto ha sido la última en su pabellón actual, el Oracle Arena, de Oakland (California).

El comienzo de la campaña 2019-2020 lo vivirán los Warriors en su nueva instalación, el Chase Center, con sede en San Francisco.

En los prolegómenos del partido contra Oklahoma City Thunder, en la jornada inaugural de la campaña 2018-2019, los jugadores, entrenadores y dueños Joe Lacob y Peter Guber recibieron sus anillos de manos del comisionado de la NBA, Adam Silver, en honor al pasado campeonato.

Los anillos de los jugadores descendieron en cables desde la parte superior del pabellón mientras los aficionados, que abarrotaron el campo, mostraban su euforia y entusiasmo.

“El año pasado fue un viaje increíble”, declaró la superestrella de los Warriors, el base Stephen Curry, durante un breve discurso ante los aficionados. “Celebremos esto al máximo”.

Luego, Curry se propuso presentar al gerente general del equipo, Eric Housen, a los aficionados, mientras corría para estar con los jugadores cuando se reveló la pancarta de 2017-2018 en lo alto del Oracle Arena.

La parte superior de cada anillo es reversible, por primera vez en la historia. Setenta y cuatro zafiros en el lado “azul” representan el número de victorias (temporada regular y playoffs) de los Warriors la temporada pasada, mientras que en el lado “blanco” simbolizan las victorias otras tantas piedras, en este caso diamantes.

El lema de los Warriors, “Fuerza en Números”, se revela cuando se levanta la parte superior del anillo.

Todos los jugadores de los Warriors, ataviados con chaquetas de abrigo con estampado dorado con “The Champions” y “Back to Back” cosidos debajo, tenían grandes sonrisas cuando recogieron sus anillos y el alero Kevin Durant, dos veces ganador del premio MVP en las Finales, fue el último en ser presentado para recibirlo.

“Es gracioso, ahora me encuentro pensando en la famosa noche de Joe Lacob cuando dijo que vamos a colgar otro banderín”, comentó el entrenador de los Warriors, Steve Kerr antes del partido, refiriéndose a la declaración de apertura del dueño a los fanáticos después de comprar el equipo en 2010. “Estaba en casa y me reí, pero la verdad es que Joe marcó esa noche la meta a alcanzar”.

El equipo de Oakland ha ganado tres de los últimos cuatro campeonatos de la NBA y está tratando de convertirse en el primer equipo que dispute cinco Finales de la NBA consecutivas desde mediados de los años sesenta, cuando lo consiguió Boston Celtics.

Kerr fue categórico al recordar que al margen de la gran figura como Curry, como sucedió con los Bulls de Chicago, con Michael Jordan como líder, sin tener compañeros como Scottie Pippen, Horace Grant, Dennis Rodman y Toni Kukoc, sus éxitos no hubiesen sido posible.
..EFE